img_20150816_124244

¿Cerebro o corazón? #Gasolinazo. Un texto de Ignacio Flores

Ignacio Flores/El Cuatrero Informado

El incremento al precio de la gasolina es estratégico para el gobierno, pues a partir de éste, se incrementan los precios de todos los productos y servicios que consumimos todos, independientemente de la cantidad que sea, este es un golpe letal a la economía de los mexicanos, pero sobre todo de los más pobres, no es cierto que sólo a los que poseen vehículos y consumen directamente la gasolina les afecta. Por otro lado, no descuidemos también el otro combustible que usamos todos y todos los días: el gas, mismo que también ha sufrido un incremento brutal y que ya está repercutiendo en la economía de las familias mexicanas.

  Ante la escalada de aumentos de precios que ya están apareciendo en el mercado neoliberal de “ofertas y demandas”, está surgiendo el México insurgente, ese México escondido en la memoria de algunos cuantos y olvidado por las mayorías, ese otro México que se supo rebelar ante las injusticias que en su momento vivían y padecían generaciones de otros momentos, ese México histórico que a razón de movimientos radicales pudo abrir brecha en la historia, ese México olvidado y recogido en algunos libros de historia, es el que está resurgiendo debido a que ahora sí, le han llegado a la yugular, y le han tocado su sensibilidad y sobre todo, a este México contemporáneo le han hecho recordar que también sabe responder de manera organizada ante las injusticias vengan de donde vengan. Menos futbol y más educación…de verdadera calidad!

   A este México de hoy, no le bastan las amenazas desde el poder político o económico, está dispuesto a asumir su verdadero papel como protagonista de la historia actual. No es posible que continúe soportando maltratos de todo tipo. Bueno hasta el señor representante del Vaticano, el nuncio apostólico, Franco Coppola, argumenta que la condición social de pobreza en México es una “vergüenza”, si este señor la reconoce y denuncia ¿qué deben hacer los creyentes y religiosos mexicanos que son los que la padecen y sufren?

    Desde la cima del poder se nos dice y se nos amenaza diciendo que se castigará a quienes violenten la ley a quienes transgredan el Estado de derecho, a quienes usen la violencia para lograr sus fines. Lo que nos mensajean es que sólo los gobernantes y representantes del Estado como órgano político son los únicos que puede hacer uso dela violencia y del poder para hacerse respetar ante sus gobernados o ¿subditos? -obedientes- Como lo afirmaba Max Weber: “Estado es aquella comunidad humana que, dentro de un determinado territorio (el “territorio” es elemento distintivo), reclama (con éxito) para sí el monopolio de la violencia física legítima. Lo específico de nuestro tiempo es que a todas las demás asociaciones e individuos sólo se les concede el derecho a la violencia física en la medida en que el Estado lo permite. El Estado es la única fuente del “derecho” a la violencia.”

   Debemos reconocer que el gobierno como parte inherente del Estado Mexicano no solo hace uso de la violencia física, sino también sicológica contra los integrantes del propio Estado, este tipo de acciones como el de la carestía de la vida, también es violencia, pues atenta contra los derechos de todos a la satisfacción plena de sus necesidades.

   Por otro lado, los “vividores” o gobernantes del Estado Mexicano, se escuda en la constitución como conjunto de normas que cree le dan el derecho de actuar como lo hace, por lo que este documento pareciera que legitima y justifica en gran medida, esa serie de acciones contra la población, sin embargo, también este documento pone freno a las acciones del Estado pero que no toma en cuenta. Pero además, ese mismo documento le permite a la población ejercer en su momento, el derecho de desconocer a ese poder cuando no cumple con sus responsabilidades para lo cual está llamado, y eso es lo que está haciendo un gran sector del pueblo –como parte integral, también del Estado- al rechazar esa serie de acciones del poder, por lo que no está fuera de la legalidad.

   Sin embargo, los que dicen gobernar y se encuentran en el Estado como órgano político, al tener el monopolio de la violencia cobijada en la constitución, usa sus mecanismos de represión desde el tolete hasta la cárcel o las desapariciones, denostando una gran violencia contra los gobernados o ¿subditos? (obedientes), no dejándole a la población más campo que el uso de otras formas para hacerse escuchar, y eso es lo que hizo el pueblo mexicano en ciertos momentos de su historia pasada.

  Una situación más acerca de esto. Además del documento normativo llamado constitución política, los llamados ciudadanos, le otorgan ese poder a ese conjunto de gobernantes a través de la democracia liberal –formal-, ¿no resulta irónico votar o elegir por los que algún día te apalearán, te reprimirán o simplemente te castigarán?

  Los diferentes acontecimientos: la independencia respecto a España; la guerra de reforma; la lucha zapatista durante la llamada revolución; la insurgencia de diversos sectores en las años cincuenta que culminó con la gran represión el dos de octubre de 1968; el levantamiento armado indígena de 1994, son algunos de los ejemplos de lucha social que el pueblo mexicano de hoy, tiene como herencia de esos movimientos dignos que se opusieron –reitero- a las injusticias padecidas.

    Ese es el ejemplo de grandes sectores de un gran pueblo que lucho por su dignidad, los de hoy ojala no tengamos la palabra aparentemente liberada y la acción contenida.

  Finalmente, se nos pide que actuemos con la razón y no sólo con la emoción como mecanismo de la acción, es decir, con más cerebro que corazón, pero muchas veces el corazón va en el cerebro y el cerebro en el corazón, si no como podríamos sentir algo por los demás y hacer mucho por todos.

Sólo una cita tan dentro como fuera del texto para la reflexión:

“Aunque hoy nos resulte políticamente incorrecta, la afirmación de que la violencia legítima es el medio específico del Estado es una idea común en la sociología actual y que se considera, casi paradigmáticamente, como cierta. Pero esta afirmación nos plantea nuevas preguntas ¿Cómo legitima el Estado su violencia? ¿Es posible un orden social sin un grupo o grupos que ejerzan la “violencia física legítima”? Para que el lector las responda dejo un clásico fragmento de Agustín de Hipona rico en sugerencias”:

“Con toda finura y profundidad le respondió al célebre Alejandro Magno un pirata caído prisionero. El rey en persona le preguntó: “¿Qué te parece tener el mar sometido a pillaje?”. “Lo mismo que a ti – respondió- el tener el mundo entero. Sólo que a mí, como trabajo en una ruin galera, me llaman bandido, y a ti, por hacerlo con toda una flota, te llaman emperador”.

Agustín de Hipona; La Ciudad de Dios;

Tecnos 2007; trad. de Santos Santamarta y Miguel Fuentes; p.181.

http://www.lasangredelleonverde.com/el-estado-como-monopolio-de-la-violencia-segun-max-weber/

INFO NACHO

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s